Institutos Seculares

La Orden de Predicadores ofrece a los laicos que se sienten llamados a un modo radical de vivir el Evangelio sin abandonar su modo de vida la idea fresca de Institutos Seculares, un modo de Vida Consagrada reconocido por la Iglesia en 1947. Los miembros se consagran al Señor viviendo los Consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia de una forma adaptada a su modo de vida plenamente implicado en el mundo, sin vivir juntos, sino con un verdadero sentido de comunidad.

El Obispo L’Heureux, antiguo Capellán de la Conferencia Nacional Francesa de Institutos Seculares, habló así de la vocación: «Las fuerzas que dan vida no hacen ruido. Los miembros de los Institutos Seculares se ofrecen a sí mismos viviendo de la misma manera que los demás, sin signos visibles ni marcas distintivas. Comparten el estado único con muchos otros, aunque para ellos es como una vocación y sin engaños. Viven en todos los sectores de la sociedad y pueden hacer cualquier tipo de trabajo. Nada los distingue de otros cristianos comprometidos. Pero en el secreto de su corazón, y con el apoyo de otros en su grupo del Instituto y reconocidos por la Iglesia, hacen una ofrenda completa de sí mismos. Se comprometen a vivir el Evangelio al pie de la letra sin buscar otro lugar que el que el Señor ha sugerido por las circunstancias y las elecciones que han hecho en la vida. Es sorprendente que la Iglesia confíe en tal llamado, cuando una larga tradición de vida consagrada insistía en retirarse del mundo. Pero que el Espíritu Santo haga de este mundo-marcado por el egoísmo, el dinero, el hambre de poder, la impureza – que haga de este mismo mundo el lugar y el medio de una vocación radical a la santidad, es decir, la audacia que solo Dios puede permitirse, el que hace nueva toda la creación.(Ap 21, 5) Esta audacia, sin embargo, tiene lugar bajo nuestros ojos en la vida de muchos de nuestros contemporáneos, sin otro signo que el amor fraternal y la alegría. Una nueva vocación, conocida por muy pocos, especialmente por los hombres, que están llamados a ella tanto como las mujeres.»

Estos laicos buscan vivir plenamente: la verdad, la misericordia de Dios y la comunidad. Por su consagración, discretamente, en una existencia completamente normal, y por su predicación «arraigada en su experiencia de vida», también ellos se convierten en testigos del Evangelio de una manera dominicana.

En la actualidad hay tres Institutos Seculares Dominicos afiliados a la Orden Dominicana:

Instituto Secular Dominicano de Orleans

Desde su fundación bajo la inspiración del Espíritu Santo en 1890, los miembros del Instituto han buscado llevar una vida consagrada en medio del mundo, siguiendo a Cristo en el espíritu de Santo Domingo.
Miembros en Francia, Polonia, Hungría, Lituania, Inglaterra, Haití, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Vietnam, Canadá| https://dominicain-isdo.ch

Misión de Notre-Dame de Béthanie

Fundada en 1948. Los miembros aprenden del Beato Juan José Lataste, hijo de Santo Domingo, a dar la bienvenida y compartir la misericordia y la esperanza del Evangelio con todos, especialmente con aquellos a quienes la sociedad rechaza.
Miembros en Francia, Suiza, EE.UU. / correo electrónico: [email protected]

Institutos Seculares Dominicanos

Fundado en 1994 por la unión de tres Institutos Seculares Dominicanos: Saint Amand, fundado en 1888 – Saint Nom de Jésus, fundado en 1889-Sainte Catherine de Sienne, fundado en 1947
Miembros en Francia, Bélgica, Canadá / correo electrónico: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.